Almodóvar, Revelation

Escrito por
Miércoles, 31 de Julio de 2013

Últimamente mi vida se reencuentra con Almodóvar. Mi subconsciente me lleva a él, por lo que he decidido plasmarlo en forma de entrada en el blog.

Hace unos meses vi Kika, en la que Verónica Forqué —adoro a esta actriz— encarnaba a una maquilladora “profesional”.

Me reí muchísimo con esta escena y, además del enriquecimiento visual que siempre me aporta el mundo pop y Cutre Lux de Almodóvar, me hizo reflexionar mucho sobre esta profesión. Las clientas/usuarias de cosmética actualmente tienen mucha información (en ocasiones desinformación) gracias a Internet. Cuando se desplazan a un centro comercial, perfumería o tienda necesitan personal cualificado que les pueda argumentar, contradecir, apoyar o corregir dicha información.

Marga, novia de Diony y cuñada de Rosa, posando para mí.

Marga, novia de Diony y cuñada de Rosa, posando para mí

 

En mi experiencia, tanto particular como profesional, la presencia de dicho personal es un hecho aislado: la mayoría de las veces (según mi experiencia, repito) todo se limita a la repetición de un argumentario vacío. Su mejor discurso hablando de producto se limita a un “te va a quedar muy bien” o “es muy bonito”.

¿No creéis que hay argumentos de mayor peso?

¿La imagen que tenemos los maquilladores no es en parte culpa nuestra?

Aunque parezca una escena cómica Almodóvar refleja exactamente lo que sucede en nuestro mundo y Verónica lo interpreta a la perfección.

Al final paso de la alegría a la tristeza: quizás el mundo no sea el culpable de que esta profesión no se vea como tal. Quizás cada uno de nosotros, maquilladores “profesionales”, estamos poniendo nuestro pequeño grano de arena, que se ha convertido ya en montaña, cada vez que damos una información insuficiente, superflua o errónea.

Me llega la calma. Si nosotros tenemos parte de culpa también tenemos parte de la solución.

Suspiro aliviado y me propongo siempre aportar un argumento que desvele que detrás de las palabras que fluyen de mi boca hay un maquillador profesional apasionado por su profesión.

2 comentarios

  1. NonoMua dice:

    Me encanta este post ^^
    Aparte de que hay “profesionales” que ofrecen productos sin argumento y/o mintiendo…. también lo malo es que en la mayoria de los stand o perfumerias, no hay personal cualificado, no hay un maquillador que te pueda aconsejar.
    Yo soy maquilladora…. y cuando voy a comprar algún producto y me atienden ….. a veces , es para ponerse a llorar.

  2. María S. dice:

    Me dan miedo algunos maquilladores de los que podemos encontrar en stands de diversas marcas (desde Sephora o KIKO hasta MAC o NARS, hay en TO-DAS), porque se limitan a mostrarte e intentar meterte por los ojos el producto de moda, sea cual sea y se adapte o no a lo que a ti te va bien o a lo que vayas buscando. Me dan miedo y me dan coraje.
    En parte puedo entenderlo porque ellos se limitan a hacer su trabajo, que es vender, pero si se hacen llamar maquilladores y en los casos de las firmas de alta gama tienen el privilegio de trabajar para ellas, deberían ser honrados con ellos mismos y con su profesión, así como con la empresa para la que trabajan y satisfacer a los/las clientes.
    Menos mal que existen, como en todas partes, maravillosos profesionales que te atienden y te explican y muestran que es lo que mejor se adapta a ti y a lo que buscas, haciendo caso en la medida de lo posible a las tendencias.
    Gracias por tu trabajo, por tu particular visión y por lo que escribes. Perdón por el tostonazo de comentario.
    Ah, y juro que cuando mi economía me lo permita me formaré en esta maravillosa profesión que gente como tú tenéis. Y si parte de esa formación puede ser en tu escuela, será como un sueño.

Deja un comentario

Los campos marcados con un asterisco son obligatorios.

SUBIR