Ojos ahumados

Escrito por
Domingo, 10 de Marzo de 2013

Las hogueras se han encendido con maderas de los bosques. Naranjos, castaños y olmos sirven de combustible para esta increíble reacción química.

La chispa salta.

Con ella damas desnudas comienzan a bailar, unidas, dando vueltas. Vueltas y más vueltas hasta que el trance las alcanza.

La noche es cerrada,no permite ver el brillo de las estrellas. El sonido de los arboles quemados emula el sufrir de los humanos. El humo se eleva, la chispa con el viento se aviva, la llama crece y la leña arde.

Se une el cántico al unisono: ojos ahumados, sueños realizados y este se repite, se eterniza.

Vueltas y más vueltas, vueltas y más vueltas, ojos ahumados, sueños realizados, vueltas y más vueltas, vueltas y más vueltas, ojos ahumados, sueños realizados…

Próxima parada Maquillaje

Escrito por
Domingo, 24 de Febrero de 2013

Me niego a pensar que el maquillaje está sujeto continuamente a los dictámenes de la moda.

Temporada tras temporada, los diseñadores muestran sus colecciones en lo que se denominaban antiguamente las semanas de la moda. Actualmente una marca de coches las ha acogido como sus pasajeros pagando un billete muy elevado teniendo que cambiar incluso su primer nombre para poder viajar en ellas.

Previamente todos ellos han caminado por distintas ferias para elegir los tejidos que representarán sus icónicas mujeres. Sin olvidarse antes de consultar con las agencias que dictaminan las tendencias de la calle. E incluso hablar con el mismísimo señor Pantone para ver que color va a ser el de temporada. Por lo que la búsqueda en dichas ferias se asemeja al camino de Hansel y Gretel hacia la casa de pan de jengibre, pastel y azúcar moreno, con un rastro muy marcado de migas de pan.

Cita previa

Escrito por
Miércoles, 20 de Febrero de 2013

Me llamas por teléfono y concertamos una cita. No te conozco.

Preparo todo el material meticulosamente, me pagaras por hacerlo. Lo limpio lentamente, uno a uno, en silencio, al detalle. Ya esta listo.

Cojo un taxi, no conozco el sitio, estoy nervioso, pienso… Reviso tu nombre que he apuntado en mi iPhone, me has dicho que Rosa. Se me seca la boca. Miro el reloj y llego tarde. No sé lo que quieres exactamente. Me sudan las manos.

El taxista me aburre con su conversación, la música suena, me mareo. Por fin llego, es una casa a las afueras de Madrid. Vive bien.

Llamo y me abren directamente. Entro. Es una habitación vacía muy poco iluminada. No distingo los colores. Blanco y negro. Oigo unos pasos. Deduzco que llevas tacones. Los veo, Louboutin, charol negro con suela roja. Vive más que bien.

SUBIR