Petit Manifeste

Escrito por
Jueves, 14 de Febrero de 2013

Me preocupa que esta profesión haya heredado gran parte de un contenido innecesario carente de contenido.

Por esto me gustaría exhortar a todo aquél o aquella que le guste el mundo del maquillaje de manera profesional o amateur, que amplíen su pasión por esta profesión. Es, a parte de increíblemente dadora de felicidad, profunda y con futuro. Exige de nosotros amor e interés por conocerla y dominarla, aunque en nuestro impulso por entenderla se nos vaya tiempo, mucho tiempo… y se nos va entregándolo gratuitamente, en una entrega viciosa y adictiva… y eso es AMOR.

Si te gusta esta profesión aprende a odiar los absolutismos: si alguien te dice que por tu color de ojos estarás más hermoso/a con un determinado tono, sabe que lo que dice lo repite pensando que el maquillaje es como un pasatiempo, con unas reglas matemáticas infalibles, predecibles y con las que por tu condición ocular, capilar, facial estás predestinada hasta el último día de tu vida. Un triste pasatiempo que te permite pintarte el jeto sin opción al cambio, sin posibilidad de conectar contigo mismo, sin futuro, ciego y mudo.

Apocalipsis Tan2

Escrito por
Domingo, 10 de Febrero de 2013

O quizás al elevar el tono de nuestra piel, gracias a los rayos ultravioletas y el efecto que producen en nuestras células, nuestras imperfecciones se camuflan, nuestras ojeras se atenúan y el rubor natural de nuestras mejillas asciende. ¡El sueño cumplido de ir maquillados sin producto!

El ser humano y su eterna búsqueda de la belleza.

El ser humano y su eterna búsqueda de ser aceptado socialmente. SEGURIDAD.

Cuando vamos perdiendo color, una de las opciones para recuperarlo son los productos de maquillaje, aunque en muchas ocasiones no imitamos la realidad de lo que fue sino que reinterpretamos lo que creemos que pasó.

¿Desde cuándo un bronceado ha sido mate?

Apocalipsis Tan (Bronceado)

Escrito por
Viernes, 08 de Febrero de 2013

Después de un caluroso verano y de largas horas expuestos al Sol, buscamos desesperadamente mantener el bronceado.

Para hacerlo echamos mano de todo tipo de artilugios o utensilios como creados por la mismísima NASA: máquinas ultravioleta casi idénticas a cápsulas para viajar por el espacio interestelar, sprays o aerosoles que tiñen la piel, pastillas hiper-beta-carotenogénicas para el mantenimiento, pantallas fotoreflectantes portátiles para multiplicar los poderes carbonizantes del Sol o polvos bronceadores XXL semejantes a platillos volantes.

En esta misión considerada casi aerospacial, el tiempo juega en nuestra contra, al alejarnos de nuestra estrella es cada vez más difícil mantenerlo.

¿Qué es realmente lo que estamos buscando?

SUBIR